Las pastas y el deporte

Lo más significativo de las pastas es su elevada proporción de hidratos de carbono complejos, responsable de favorecer nuestro metabolismo basal y la energía muscular.

También se distingue porque no incrementa el nivel de colesterol, y determina concentraciones elevadas de glucógeno en hígado o músculo y glucosa en sangre, lo que condiciona una mayor resistencia a la fatiga.

Todos, deportistas o no, necesitan carbohidratos. El factor limitante en el rendimiento de un deportista entrenado es su reserva de glucógeno, la cual al acabarse provoca fatiga y agotamiento muscular. Esto se debe a que los depósitos de glucógeno tienen una capacidad limitada.

Por ello es necesario consumir hidratos de carbono complejos, para mantener siempre llenos los depósitos de glucógeno. El porcentaje de ingesta de hidratos de carbono en la dieta diaria en un deportista de alto nivel tendría que ser del 60-65%.

VOLVER